El pleno aprueba crear un “plan de promoción del taxistas adaptado” detrás la citación para reconvertir licencias

El pleno del Ayuntamiento de Sevilla, reunido este lunes en asamblea ordinaria, ha certificado a instancias de Participa un “plan de promoción del taxímetro adaptado” a personas de movimiento reducida para acrecentar la flotilla vacante, así tal dilatar dicho servicio y reimpulsar el proyecto planeado desde hace años, para crear una plataforma de gestión tecnológica integral para el servicio de taxi. Se trata de una moción promovida por los concejales de Participa Sevilla, ulteriormente de que el Instituto Municipal del Taxi haya abierto una cita destinada a la conversión de licencias de eurotaxi, relativas a vehículos adaptados al transporte de personas de movimiento reducida, en licencia de taxímetro común.

Mediante una resolución emitida el 27 de septiembre por el Facultad del Taxímetro y recogida por Europa Press, se estipula que una vez “superado el cinco por ciento de licencias de taxímetro para camión acoplado en relación con la escuadra existente” en la capital andaluza y merced al convenio de asistencia rubricado en 2016 entre el Ayuntamiento y las asociaciones mayoritarias del división local del taxímetro, “procedería abrir un plazo para que los titulares de licencia eurotaxi puedan firmar su conversión a licencia de taxímetro convencional”. Dado el asunto, la citada convocatoria está destinada a “seleccionar a titulares de licencia de auto taxímetro que deseen convertir la misma en licencias de taxímetro convencional”, si bien la convocatoria está “limitada” al “mantenimiento del cinco por centenar de la escuadrilla de vehículos adaptados”, conforme dicho carne. Al relación, la enviado municipal de Participa Sevilla, Susana Serrano, ha cubierto que la ciudad pasivo aspirar a “aumentar” su armada de taxis adaptados en lugar de “reducirla”, porque el “horizonte” a largo plazo debe ser que Sevilla cuente con “todos” sus taxis adaptados a personas con dificultades de movilidad.

Según Montaraz, el descosido por centenar de la escuadra de taxis de Sevilla son vehículos “adaptados”, pero se trata de un derechos “mínimo” afinidad a la necesidad de este servicio. Por eso, la moción de Participa aboga por “un plan de promoción del taxi acondicionado para la implantación de una mayor escuadra de taxis adaptados, en un plazo no superior a diez años”, crear un grupo de trabajo que busque “soluciones inmediatas para mejorar el servicio de taxis adaptados”, mejorar la difusión y difusión de dicho servicio, las “medidas necesarias” para que el número de taxis adaptados no caiga por abajo del jirón por centenar de la escuadrilla y reimpulsar el proyecto proyectado desde hace años, para crear una plataforma de gestión tecnológica colmado para el servicio de taxímetro. La PLATAFORMA DIGITAL Y es que mediante este último exterior, conforme Participa, se facilitará “la localización de los taxis adaptados, mejorando el servicio al años que se gestionarán mejor los trayectos, garantizando una mayor rentabilidad para los conductores de taxis adaptados”.

Todos los grupos municipales han asilado satisfactoriamente la proposición y desde Iu, la munícipe Eva Oliva ha manifestado que pese a los realidades oficiales, los colectivos de personas de movimiento reducida creen que “no se cumple” el comisión mínimo del cinco por cien. Para ella, tanto los taxistas tal los colectivos de personas de movilidad reducida “tienen razón” en sus demandas, por lo que ha camuflado por “diálogo” y “que los sobrecostes no recaigan sobre los taxistas”.

Para Ciudadanos, conforme el regidor Javier Moyano, la “clave” del problema es “que no hay una gestión de la escuadra de taxis”, lo que le ha llevado a pretender la implantación de una vez de la plataforma de gestión tecnológica cumplido para el servicio de taxi. “El taxi no funciona”, ha lamentado llamando al Administración local marxista a “meterle mano” a este problema y otros frentes abiertos en el fase local del taxi. Por el Pp, el concejal Jaime Ruiz ha coincidido en que “el punto neurálgico” del asunto es “la gestión de la flota”, porque Sevilla supera “los mínimos oficiales” razón al número de taxis adaptados. Por eso, ha reclamado avances en la creación de la citada plataforma tecnológica, que “ya debería hallarse hecha”.

El cabildante de Movimiento, el marxista Juan Carlos Cabrera, ha protegido de su lado que los taxis adaptados suponen ahora un “7,94 por ciento” de la escuadra total de Sevilla, “por además de la media nacional”, y “por primera vez” este grupo cuenta con “subvenciones para la compra” de vehículos específicos, “se aumentan las ayudas” a esta actividad y el nuevo almanaque del compartimiento local del taxi “saca más vehículos adaptados”. El PLAZO DE CABRERA Y ulteriormente de que en enero fuese ahora licitada la compromiso de una “asesoría, estudio, redacción de proyecto y dirección facultativa de una plataforma de gestión tecnológica integral” para el servicio de taxímetro, Cabrera ha señalado las incidencias administrativas surgidas en el procedimiento y ha señalado que en un plazo de “días”, habrá al fin novedades en este asunto. Finalmente, la moción ha sido aprobada con el respaldo de todos los grupos salvo en lo relativo a complicar que el número de taxis adaptados baje del siete por cien del total de la escuadrilla, por consiguiente el Psoe y el Pp han votado en contra de este materialidad exacto.

Además, el pleno ha certificado por https://taxiscastelldefels.es/ avenencia otra moción de Participa Sevilla en demanda de una “intervención de celeridad para reverdecer” los centros educativos públicos mediante contrataciones municipales. La moción, defendida por la edil de Participa Cristina Honorato, parte de la campaña \’Escuela de calor. Aulas efectivamente, saunas no’, promovida por unas ciento asociaciones de madres y padres de colegial (AMPA) de Sevilla, en demanda de climatización en las clases de los centros educativos. “Las altas temperaturas en bochorno y el frío en invierno no son un problema desconocidos para los ciento dieciocho centros educativos públicos que hay en la ciudad de Sevilla”, expone Participa, abogando por que el Consistorio no se quede “de brazos cruzados” porque aunque las competencias de educación corresponden a la Junta de Andalucía, el Corporación es el propietario de los colegios públicos.

Por eso, la moción desgrana toda una batería de medidas para “reverdecer” los centros educativos públicos, en una campaña de “bioclimatización que palie los efectos del calor y aporte calidad ambiental”, a acometer mediante contrataciones temporales encuadradas en “planes de empleo” municipales y no externalizaciones de servicios. La moción ha sido aprobada por unanimidad, toda vez que la concejal de Edificios Municipales, la socialista Adela Castaño, ha manifestado que dichas contrataciones serán acometidas “siempre que la legalidad lo permita”, pues el Ayuntamiento hispalense está sometido a las restricciones en gastos de personal impuestas por el Gobierno central del Pp. Además, Adela Castaño ha defendido que en los últimos tiempos, el Ayuntamiento ha acometido ya la plantación de “600 árboles y seguimos”, invirtiendo además cinco millones de euros cada año en la conservación y mejora de los colegios públicos.